6 ene. 2010

Un poco de versos

No sé si hay igual número de tipos de libros como de lectores o si es al revés. Lo que si sé, es que hay libros que estan hechos para ser leídos de a poquito, como cuando uno se esta comiendo su postre preferido, y le da mordidas chiquitas esperando que todos los sabores se disuelvan dentro de la boca y uno va identificando cada uno de sus sabores.
Creo que de Alejandro, que aunque no es periodista ni escritor, fui observando cómo se disfruta también ese tipo de lectura. Y en estos días me paso varias cosas que escribió, aquí les comparto una.


El poeta Linux

Me salen con cada cosa
ahora resulta
que solamente son auténticas
las palabras nacidas
en casa de papel y pluma
incluso
muchos poetas
se jactan de ello
y después infieren
que las palabras
venidas al mundo
en la República Virtual
de los Sistemas Operativos
son palabras enfermas
con todo tipo de síndromes
y malformaciones
imagínese:
pura palabra leprosa
le digo
que me salen con cada cosa
porque
las palabras
saltan del espejo líquido
para ser pescadas
por la inspiración
y la aspiración nasal
y después
como Lázaro
vuelven a estrenan cuerpo
y se levantan
y andan por el mundo
de lengua en lengua
sin identificaciones
ni preguntando
lugares de nacimiento

Aunque a mi me siguen gustando las lecturas rápidas y voraces, a quién más?

2 comentarios:

Lucercita dijo...

Yo también prefiero la lectura voraz

Anónimo dijo...

Creo que hay libros que ni se deberían de leer... pero es tan subjetivo...