20 ene. 2014

Tener sólo sexo es tan de los 90´s

A los 26 fue que descubrí ésa nueva experiencia. No, no la de tener sexo sino de tener una "one night stand" en esta nueva modalidad. En mi experiencia y de varias amigas, conocidas y amigas de amigas, estoy segurisima que se puede empezar una relación a partir de sexo casual, es raro pero de que se puede se puede. Así que aprendí a difereciar entre tener sexo con un chico en la primera cita, y tener sexo con un chico que acabo de conocer.

Él primero chico, literal, fue un chico chico porque era menor que yo. Había tenido un acercamiento "profesional" con él hacía mas de un año, pero al parecer deje huella en él (rayita más para mi ego) porque se acordó de mi. Me invito a un after (sí, fue ésas noches que no quiero que se acaben y termino buscando el muchas veces decepcionante after). El chico me pareció lindo y cogible, por supuesto. Terminamos en mi casa a las seis de la mañana y sí, tuvimos sexo, Al día siguiente o mas bien a las pocas horas desayunamos, volvimos a la cama, me abrazó por la espalda, me contó de su familia y sus rollos mentales, tuvimos una siesta de cucharita, vimos una película y después lo acerqué a su casa.

Me pareció algo muy extraño, porque no sólo había tenido sexo casual con un chico que había visto dos veces en mi vida, que sumaban un total de menos de 12 horas juntos, sino que había pasado algo de intimidad, sí, intimidad era lo que había sido, me pregunté. Y sí. Tuve la sensación de haber tenido como la mitad de algo, de haberme quedado en medio del camino. Nunca más supe nada de él, salvo un par de mensajitos sin mayor futuro.

Durante un tiempo pensé que cosa tan más chistosa, porque de verdad me había sentido acompada ése domingo. Al poco tiempo se volvió a repetir una situación casi igual y entonces fue que me empecé a confundir por completo. Dónde había quedado el sexo de una noche, en el que después como dice el dicho, cada quien para su casa, o a la mañana siguiente tempranito uno se despedide con un "gracias, la pase muy bien".

Al compartir emperiencias con otras amigas, principalmente pero también alguno que otro amigo me dí cuenta que es algo bastante común. Y entonces me preguntó, ¿Será que nuestras necesidades afectivas han crecido o sólo es que ahora nos atrevemos a pedirlas o generarlas de manera más clara?. Y entonces hemos logrado juntar sexo con afecto, tenerlo en una sola noche-mañana-tarde y después despedirnos de el. O tal vez ya nos hemos habituado bastante bien a lo efímero y líquido que tan de moda esta ahora. Y entonces podemos llamar a estas aventuras: sexo y amor efímero.


No hay comentarios: